El día de ayer comenzaba con una extraña mezcolanza entre alegría y tristeza: la tercera edición del Congreso Internacional de Historia, Arte y Literatura en el Cine en español y en portugués llegaba a su fin. La jornada arrancó con la última ronda de exposición de comunicaciones a cargo de los congresistas invitados, en la que se abordaron temáticas como el papel de la mujer en algunas facetas de la cinematografía o las adaptaciones del genero testimonial al formato audiovisual.

Tras esto, el CIHALCEP 2015 ‘se mudaba’ hacia el paraninfo de la Universidad de Salamanca, donde tendría lugar el acto de clausura. La directora del congreso, Emma Camarero, resumió los pasos seguidos en esta edición, valoró “la gran calidad científica de las comunicaciones recogidas” y destacó el trabajo de todo el equipo de organización. Parafraseando el “Recuerda que eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho” de Billy Wilder, Camarero dio paso a un invitado de excepción: Carlos Rosado, presidente de la Spain Film Comission.

DSC_0037-2

A través de una conferencia cargada de ejemplos y anécdotas, Rosado evidenció la enorme relación entre la cinematografía, las ventas, la publicidad, el turismo o el propio comportamiento humano. El vínculo entre cine y territorio es muy intenso porque “la gente se interesa por las localizaciones de sus filmes favoritos, lo cual convierte a las películas en un folleto virtual más efectivo que la publicidad convencional”, según detalló el ponente.  Además, explicó de primera mano cómo funciona una Film Comission, así como todo el trabajo que hay entre bambalinas para atraer a las producciones internacionales a nuestro país sin olvidar a los creadores españoles.

Para el presidente de la institución nacional, “El cine establece una conexión emocional que va más allá de la propia trama de la película”, y siguiendo el hilo de las relaciones emocionales, destacó la profesionalidad imperante dentro de nuestras fronteras en el ámbito audiovisual, ya que como afirmó, “detrás de la cámara hay un equipo que influye en la historia que se termina proyectando”.

Carlos Rosado durante su intervención en el Paraninfo de la USAL

Carlos Rosado durante su intervención en el paraninfo de la USAL

El metraje del CIHALCEP 2015 se había consumido casi en su totalidad cuando llegó el momento del final feliz (aunque reconocemos que se ha desarrollado sin sobresaltos ni tensión ni drama): un cocktail-degustación que pudieron disfrutar tanto miembros de la organización como comunicantes y staff. La última escena nos dejaba sonrisas y sendas conversaciones sobre cine y mucho más antes de fundirse a negro.

¡CORTEN!

Anuncios